El alcalde conileño le ha trasladado al director general de costas la necesidad de acometer varias actuaciones para mejorar el litoral

Fue en 2007 cuando el desprendimiento de una parte de los acantilados de la Fuente del Gallo se llevaron por delante la vida de una persona cuando disfrutaba de la playa. Era la crónica de un suceso anunciado, ya que los usuarios y el propio ayuntamiento de Conil llevaban tiempo advirtiendo de la peligrosidad de la zona y de la necesidad de una solución. El concejal de playas, David Tamayo hablaba en la Cadena SER de lo que piensan hacer para terminar con este riesgo.