Un 26 de septiembre de 1984 Paquirri era cogido por “Avispado” el toro que acabó con su vida y con el que nació la leyenda

Paquirri es algo más que un torero, un recuerdo o un barbateño más. El diestro dejó un legado que perdura con el paso de los años y en el que se evidencia que su arte traspasó el ruedo. Más allá de su vida personal, los aficionados recuerdan este 26 de septiembre lo que pasó hace 35 años en la plaza de Pozoblanco.