El delegado territorial de Agricultura, Daniel Sánchez, se ha mostrado en contra de un documento que no cuenta con el consenso del sector

Hay un profundo malestar entre las organizaciones agrarias ante la nueva política agraria que pretende poner en marcha el gobierno de Pedro Sánchez. Aseguran los sindicatos del sector que no se les ha consultado ni pedido opinión. De ahí que hayan buscado hablar con otras administraciones como la Junta de Andalucía donde han encontrado apoyo, como la delegación territorial de Agricultura, de la que es responsable, Daniel Sánchez.