Esperan que la producción aumente con la apertura de más comercios de hostelería

La pandemia del coronavirus ha precisado adaptarnos a una nueva realidad, donde no se pueden compartir el aceite o los recipientes en los que se presentaba la manteca para untar.

Al exigirse que estos productos se presenten de una manera individualizada, la Carnicería San Miguel de Vejer, ha ideado comercializar su manteca colorá y blanca en recipientes de un solo uso y con una ración suficiente como para llenar una buena rebanada de pan.

Según ha expuesto el gerente de este establecimiento, Antonio Aragón, de momento la producción es pequeña e irá en aumento en cuanto abran sus puertas muchos de los establecimientos de la hostelería y la restauración de la localidad y la comarca.

Hasta ahora estos productos de elaboración propia se vendían en envases de mayor tamaño, pero, dada la demanda de los propios hosteleros han optado por estas raciones que están teniendo mucho éxito, dado que se presentan en distintas variedades como manteca colorá, con fondo de lomo y manteca blanca.