El concejal de Playas, Jaime Flor, aconseja colocarse en la zona seca para evitar quedarse sin sitio

Fueron tres circunstancias las que provocaron el pasado sábado el cierre del acceso a varios sectores en los que se ha dividido la playa del Palmar de Vejer. Una jornada con una agradable temperatura, la subida de la marea y una hora punta como era la una de la tarde, casi una hora antes de culminar la pleamar.

La reducción del espacio que deja la marea baja había hecho que muchos turistas hubiesen elegido la zona seca, lo que obligó a la Concejalía de Playas que dirige, Jaime Flor, a limitar el acceso ya que se había agotado la zona delimitada y que está controlada con un contador que llevan en sus manos los vigilantes de las playas.

Jaime Flor ha destacado la colaboración ciudadana tras el cierre de esos accesos y aconseja que las personas que lleguen a la playa se coloquen en la zona seca para evitar quedarse sin sitio si sube la marea.