La Asociación Pro Derechos Humanos y el colectivo Vejer Sin Fronteras culpan a los gobiernos de la inacción ante el goteo de cadáveres en la costa gaditana

Se agotan los calificativos para definir lo que viene ocurriendo en las últimas semanas en la costa gaditana. El Estrecho, Caños de Meca, El Palmar, La Barrosa o Chipiona reciben casi a diario cadáveres arrastrados por las corrientes y el oleaje hasta las playas dejando una imagen dantesca. Restos humanos de los que no se conocen a priori sus nombres, pero que callan su sentencia de muerte por ser culpables de buscar una vida mejor.

Colectivos solidarios como Pro Derechos Humanos o Vejer Sin Fronteras quieren hacer una llamada de atención y de denuncia ante lo que se ha convertido en un goteo incesante de muertos en las playas.