En el Parque Natural de los Alcornocales se hace imprescindible el trabajo de los arrieros

El parque Natural de los Alcornocales vive estos días una actividad frenética con la saca del corcho, ya que es el momento oportuno de hacerlo dado que se precisa unas condiciones climáticas específicas para realizar esta tarea que este año se hace en terrenos de Jimena y Alcalá de los Gazules.

El director conservador de este espacio natural que posee 170.000 hectáreas, Juan Manuel Fornell ha apuntado que en estas tareas de descorche se hace imprescindible el trabajo de los arrieros que son los que sacan en sus burros las partidas de corcho hasta la zona de pesado.

Una actividad laboral para la que de momento hay poco relevo generacional, algo que sí se está logrando perpetuar en las labores de saca con cursos de formación por personal con gran experiencia en estas tareas.

En la presente campaña se pretende la saca de medio millón de kilos, aunque aún se sigue utilizando como unidad de peso el quintal castellano.

El corcho que se extrae del Parque Natural de los Alcornocales puede llegar a cualquier parte del mundo y servir para el taponar grandes vinos de diferentes continentes.