La fiesta nacional ha quedado resentida también con la pademia. Los ganaderos no saben cómo afrontar las pérdidas que supone no poder participar en festejos taurinos

La crianza del toro bravo peligra en la comarca de la Janda ante la falta de festejos taurinos. El número de ejemplares que no tienen salida es muy alto y los ganaderos no saben qué hacer en la actual situación salvo seguir criando unos toros que habrían de ser lidiados en la plaza.