Propietarios de viviendas irregulares piden paralizar las órdenes de derribo por entender que son arbitrarias e injustas

Juan Jesús Ramírez tiene una orden de derribo de su casa en Conil. Desde hace años, su familia no vive ante la amenaza constante de que la orden se ejecute tal y como un juzgado así lo ha determinado. Se trata de una vivienda en situación irregular construida hace años contra la que pesa una orden de derribo inminente. Juan Jesús ha conseguido dilatar en el tiempo esta denuncia, pero cree que su tiempo se acaba y que se quedará su familia sin un techo donde vivir.