Aunque no es de competencia municipal toma esta decisión ante la desidia de otras administraciones

El alcalde de Conil, Juan Bermúdez ha solicitado presupuesto a varias empresas para realizar un movimiento de tierras en la desembocadura del río Salado, que ante el poco caudal que lleva y la falta de grandes mareas, ha quedado cegado por la acumulación de arena.

Juan Bermúdez ha explicado que es la salida que le han dejado la Demarcación de Costas y la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible, que lleva Medio Ambiente, que se han desmarcado de esa actuación al entender que no es de su competencia.

El alcalde quiere evitar que esas aguas, ahora estancadas, generen algas, malos olores y falta de oxigenación que puede llevar a la mortandad de las muchas variedades de peces que tienen esta zona como un criadero de alevines.

Ahora el Ayuntamiento ha solicitado las pertinentes autorizaciones para poder realizar esos movimientos de la arena acumulada, ya que sin dicho permiso podría ser sancionado, a pesar de tener las competencias de la limpieza de la arena de la playa.