Efectivos de la Agencia Tributaria han aprehendido 2.500 kilos de hachís en las inmediaciones del puerto de Conil cuando eran descargados de una lancha neumática en el marco de una operación en la que se han detenido a tres personas.

Aunque esta operación ocurrió el pasado domingo 14 de enero, no ha sido hasta hoy cuando la Agencia Tributaria ha informado de esta operación que se inició cuando los medios aeronavales de este cuerpo de seguridad del Estado detectaron un objetivo sospechoso a unas 30 millas de las costas de Cádiz, que navegaba sin luces y a gran velocidad.

Al momento, se comprobó que se trataba de una embarcación del tipo neumática semirrígida, de unos doce metros de eslora, dotada de dos potentes motores, tripulada por cuatro individuos y cargada con un considerable número de bultos de los habitualmente utilizados para el contrabando de hachís.

Por ello, se estableció el correspondiente dispositivo de control de la embarcación sospechosa que se aproximó a las inmediaciones del puerto de Conil, donde la esperaba al menos una docena de personas, que comenzaron la descarga de los fardos desde la neumática a tierra.

Minutos después, los funcionarios de Vigilancia Aduanera intervinieron por tierra y aire, lo que provocó la huida de la embarcación contrabandista, aunque se consiguió la incautación de los fardos de droga y la detención de tres individuos.