Una misa en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima ha servido para conmemorar este aniversario

El sacerdote, Francisco Herrera, natural de Alcalá de los Gazules, ha cumplido 25 años como sacerdote. En estos cinco lustros ha podido recorrer muchos de los municipios de la comarca de la Janda.

Los últimos ochos años los ha dedicado a los feligreses que se acercan a la parroquia Nuestra Señora de Fátima situada en el diseminado de El Colorado, en Conil. Con ellos pudo ayer compartir une ceremonia emotiva que quiso dedicar a sus padres a los que comunicó solo un día antes de entrar en el Seminario, que había decidido tomar los hábitos. Tenía entonces 22 años.

Han sido muchas las personas que le han querido acompañar en esta jornada tan especial, y han sido muchos los regalos que ha recibido, entre ellos un pargo de 4 kilos con el que le ha obsequiado un parroquiano.

También ha compartido esta jornada con las personas voluntarias de Cáritas y los catequistas, que se encargan de ayudar a muchas de las familias que precisan en estas fechas de una ayuda al quedar en paro o sin ningún tipo de prestación económica.