La iniciativa ha partido del bar Puerta de Cai que ha querido dar a conocer su cocina pero con un guiño claro al barrio de los pescadores

El barrio de los pescadores en Conil es como su propio nombre indica, un lugar que respira sabor a mar, a sal y a hombres y mujeres ligados a la pesca. Entre sus calles se esconden patios, flores, plantas, ventanas engalanadas y la sencillez de las gentes que lo habitan.
Ese carácter lo ha asumido la hostelería de la zona promocionando su gastronomía y su entorno más cercano donde sus gentes le dan vida.