Se han incautado 70 fardos de hachís, una embarcación neumática con dos motores y una furgoneta sustraída en la localidad de San Roque

Redacción. Efectivos de la Guardia Civil han evitado la introducción de un alijo de hachís de 2.100 kilogramos cuando pretendía ser introducido por la zona del río Barbate a la altura de la antigua lonja de esta localidad. Así, se han incautado 70 fardos de hachís envueltos en sacos de arpillera, una embarcación neumática de 7 metros de eslora provista con dos motores de 60 y 40 CV, y una furgoneta Peugeot Expert sustraída en la localidad de San Roque en la que se pretendía trasladar la droga.

Los hechos han ocurrido en torno a las 2:00 horas de la madrugada pasada cuando por el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), fue detectada una embarcación navegando sin luces frente a las costas de la Janda y con rumbo hacia la zona de la desembocadura del río Barbate.

Tras ser alertadas las patrullas que prestaban servicio en la zona, y se estableció un dispositivo en la zona previsible de alijo. La presencia de los guardias civiles, hizo que los participantes en el alijo desistieran de realizar la descarga de la droga, dejando incluso abandonada la furgoneta en la que pretendían trasladarla. Los agentes tuvieron que saltar al agua y nadar varios metros para evitar que la corriente arrastrara la embarcación.

La droga, la furgoneta y la embarcación han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial, iniciándose una investigación para la localización de los responsables del alijo frustrado.