Buscamos los sonidos y los olores del campo tras las primeras gotas de lluvia que impregnan el suelo y le dotan de vida

Dice el refrán que no nos acordamos de Santa Bárbara hasta que truena. Pues algo así ha pasado con la falta de lluvias, que hasta que no hemos notado su falta, no nos habíamos percatado de lo que supone estar con falta de agua y lo más importante, de escuchar y oler los sonidos de la lluvia.

Con Olga Durán, nos acercamos a esos sonidos y a esos olores que nos trae el campo.