Esperanza Domínguez, Hermana Mayor de la Hdad del Lignum Crucis, describe la procedencia de la tradición de portar por tres hermanos por las calles de Conil al Cristo del Perdón, desde el corazón del barrio de los pescadores y escoltado por faroles. Una de penitencia y recogimiento cuyo único acompañamiento es la música de capilla.

La Hermana Mayor ha manifestado además la intención de la Hermandad de realizar una nueva talla del Cristo debido al deterioro que sufre el actual.

Este año como es tradición, se cambia el recorrido para intentar llegar a todo el pueblo.

Enlace entrevista: