Agentes de la Policía Nacional han detenido en Algeciras a dos ciudadanos de Gambia de 22 y 23 años de edad como presuntos autores de los delitos contra los ciudadanos extranjeros. Los detenidos  eran los encargados de tripular una embarcación neumática de 5 metros de eslora interceptada cerca de la costa de Barbate y en la que viajaban 38 ciudadanos extranjeros indocumentados de origen subsahariano.

La investigación se inició  a raíz de las funciones propias de la Policía Nacional dentro del despliegue que la agencia europea Frontex realiza en las costas andaluzas para el control, seguimiento y vigilancia de los movimientos migratorios clandestinos.

En la embarcación que fue recatada por efectivos de Salvamento Marítimo, viajaban 38 personas que habían salido de noche desde Marruecos pese a que las condiciones meteorológicas no eran  adversas, se expusieron  a sufrir algún tipo de avería o naufragio debido a que la embarcación quintuplicaba la capacidad máxima de pasaje. Todas estas circunstancias complican las tareas de rastreo y localización por parte de las unidades de rescate.

Una vez rescatados los ciudadanos extranjeros -entre ellos dos bebes, diez menores y diez mujeres-  y tras recibir la correspondiente atención socio-sanitaria, se les tomo declaración para tratar de identificar a los responsables de tripular dicha embarcación.

Fruto de las gestiones realizadas se recopilaron las pruebas incriminatorias necesarias que determinaban la presunta participación de dos ciudadanos de Gambia que habían intentado eludir ser detenidos mezclándose con el resto de pasajeros. Dada la experiencia en este tipo de hechos, se tiene conocimiento de que en la mayoría de los casos, los presuntos miembros de las organizaciones criminales dedicadas a la inmigración clandestina se camuflan entre los demás miembros de la embarcación, a fin de no ser reconocidos y en caso de ser devueltos a sus países de origen y así salir impunes por tal actividad.

Así pues, los dos jóvenes de 22 y 23 años de edad fueron detenidos como presuntos autores de los delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Una vez terminado el atestado policial, los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de Barbate cuyo titular decretó el ingreso en prisión para ambos.