Los usuarios de la carretera autonómica A-389 Medina-Paterna se encontraron este domingo con una estampa propia del norte de la península, al verse envueltos, en un espacio de unos tres kilómetros con una nevada que se mezcló con una granizada, lo que dejó la calzada y los campos próximos con un manto blanco.

Una imagen grabada por algunos de ellos y que no se recuerda en la localidad paternera, como ha apuntado su alcalde, Alfonso Caravaca.

Este  acontecimiento meteorológico se produjo también en otros puntos de la comarca aunque solo en forma de granizo.