Francisco Tamayo fue el primer presidente del ente supramunicipal que trataba de unir a los pueblos y ofrecer servicios conjuntamente

Hace más de dos décadas, la Mancomunidad de la Janda se constituía. Su presidente, Francisco Tamayo, tomó las riendas de un proyecto en el que estaba por hacer todo. El que fuera alcalde de Barbate, intentó sentar las bases de lo que pretendía ser un apoyo a los pueblos de la comarca. 25 años después, tiene sus dudas de que se haya cumplido el objetivo.