La concejala de Comercio, Gema Mena, ha explicado los motivos por los que el Ayuntamiento de Vejer ha acordado trasladar el mercadillo de los jueves a la antigua ubicación. Se trata de cumplir con las normas sanitarias que exigen un mayor espacio para este tipo de concentraciones de público.

La amplitud de la avenida Juan Carlos I, permite cumplir con esas normas, e instalar hasta 40 puestos. Aunque no han llegado a 15 los instalados este jueves. El acceso se ha realizado por la avenida Rey Juan Carlos I y la zona de salida se ha establecido por las calles Ventozano y Miramundo para evitar el cruce de personas. Cada una de estas zonas ha contado con la presencia de personal de Protección Civil, así como de la Policía Local para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria.

Se dispusieron de contenedores pequeños por todo el recorrido para depositar los guantes usados. Desde el Ayuntamiento se había informado que era obligatorio el uso de las mascarillas, por lo que no ha habido necesidad de recordárselo a los asistentes, según ha destacado, Gema Mena.

Los vendedores por su parte disponían de gel hidroalcohólico para los clientes. Lo más complicado ha sido para el sector del textil, ya que las prendas no se podían probar como se hacía con anterioridad, ahora se llevan a la casa, se prueban y en caso de devolución deben ser desinfectadas con vapor a alta temperatura. El calzado ha sido más fácil al utilizar una bolsa de plástico como un calcetín.

Una vez finalicen las medidas de prevención ante el Covid-19, el mercadillo volverá a su anterior ubicación, en la calle Chorrillo.