La donación de un conocido vecino ha hecho posible incorporar nuevas piezas al catálogo que se ve enriquecido con importantes objetos

Daniel Caballero, un enamorado del patrimonio de Medina Sidonia inició hace un año una campaña de concienciación ciudadana para que los objetos que están guardados en casas particulares sean donados al museo local. Un propósito que ha tenido como recompensa que la familia Antonio Orellana, ceda su colección. Este vecino asidonense fallecido hace casi una década fue un gran defensor de la historia y el patrimonio de la localidad tal y como ha explicado en Ser La Janda, Daniel Caballero que se ha mostrado esperanzado por esta iniciativa.