El párroco, Rafael Vez, avanza las normas que habrá que cumplir dentro del templo

El próximo lunes comienza una nueva etapa dentro del estado de alarma y entre las novedades está el regreso de los feligreses a sus parroquias. En el caso de Conil, el párroco de la iglesia de Santa Catalina, Rafael Vez, ha avanzado las normas que habrá que cumplir dentro del templo.

Entre las novedades está que no habrá agua bendita en la pila de entrada. En los asientos habrá que guardar la distancia de seguridad en caso de sus ocupantes no sean del mismo núcleo familiar. También habrá novedades en la comunión y en la forma de darse la paz.

Otras novedades tienen que ver con los sepelios, y otros oficios religiosos que han quedado parados en el tiempo desde el pasado 14 de marzo.