El Seprona denunció esta semana el apropiamiento ilegal del agua de acuíferos sin contar con los respectivos permisos

El Pipa, el empresario investigado junto con otras doce personas por la el Seprona, afirma que no está cometiendo ninguna ilegalidad, y que todo se debe a un vecino de la costa de El Palmar que lleva tiempo denunciándole. Juan Antonio Brenes dice que tan sólo quiere que le dejen trabajar.