El texto acuerda la participación de la Policía Local en la ejecución y el seguimiento de las medidas necesarias para la protección de las víctimas

El Ayuntamiento de Barbate ha aprobado el protocolo contra la Violencia de Género (VioGen). Se trata de un texto que acuerda la participación de la Policía Local en la ejecución y seguimiento de medidas para la protección de las mujeres víctimas de violencia machista.

Un avance que hace efectivo tras el encuentro que ha presidido el alcalde de Barbate, Miguel Molina, quien presidió la sesión extraordinaria de la Junta Local de Seguridad, donde se ha aprobado por unanimidad este protocolo de colaboración entre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para la protección de las víctimas de violencia de género y doméstica.

Gracias a esta directriz de actuación, se acuerda la participación del cuerpo de la Policía Local de Barbate en la ejecución y seguimiento de las medidas judiciales acordadas para la protección de víctimas de violencia de género residentes en el término municipal. También se recogen en el convenio, la comunicación y coordinación de las fuerzas de seguridad con otras instituciones implicadas en estas actuaciones.

Por su parte, la Subdelegación del Gobierno, también ha pedido colaboración para adherirse a la aplicación móvil ‘AlerCops’, desarrollada por el Ministerio del Interior y que, además, incluye un botón específico para alertar de casos de violencia de género. Desde el Ayuntamiento de Barbate ya se ha solicitado la adhesión a esta aplicación.

En esta misma reunión, que se ha celebrado de forma virtual, estuvieron presentes, además del regidor barbateño, en representación municipal, el delegado municipal de la Presidencia, Javier Rodríguez, así como la concejala de la Mujer, Ana Ruiz y la secretaria general del Ayuntamiento de Barbate, María de Lera, además de representantes de la Subdelegación del Gobierno, la Guardia Civil y la Policía Local.

La edil de la Mujer, ha apuntado que actualmente en la población de Barbate se contabilizan 85 casos, de ellas, 37 cuentan con un dispositivo móvil para alertar a las fuerzas de seguridad en caso de sufrir alguna amenaza o agresión física.