La manipulación está muy presente desde que somos pequeños y hasta el final de nuestra existencia. El chantaje emocional es una de las más frecuentes

La manipulación es un arma que los narcisistas suelen utilizar como herramienta para salirse con la suya ante los demás. Sin embargo, los hay muy sutiles, apenas perceptibles que con su actitud consiguen aquello que quieren a través de métodos que no suelen ser muy evidentes.

Hay también otros que descaradamente provocan ciertos chantajes emocionales que dejan al otro indefenso y a merced del manipulador.

Con Cristina Candón, psicóloga colaborada de Hoy por Hoy la Janda, te contamos cómo detectarlos.