Miguel Molina, cree que su localidad posee un potencial que aún no se ha puesto en valor para atraer a nuevos inversores

En el balance de 2019, el alcalde de Barbate, el andalucita, Miguel Molina ha destacado la recuperación del amor propio que los barbateños, algo que se ha recuperado en los últimos años, dado el potencial existente en el municipio y del no se está sacando todo el partido que se debiera.

La rebaja de la deuda municipal está entre las prioridades del este gobierno para 2020. Unas cifras que se han ido reduciendo con administraciones más cercanas como la Junta o la Diputación, aunque con el Estado esa situación se plantea más complicada de resolver.

El regidor barbateño apuesta por no incrementar los impuestos a los ciudadanos. Considera que con los actuales ingresos se pueden cubrir las necesidades del Ayuntamiento, por lo que considera imprescindible acogerse al Fondo de Ordenación del Estado.