En su campo de ensayo trabajan ya con 36 variedades de este producto de temporada

Hasta 800.000 kilos de tomates se pueden comercializar en una semana en la cooperativa Nuestra Señora de Las Virtudes de Conil. Según matiza, su presidente, Bartolomé Ramírez, no se trata de una producción que se mantenga en el tiempo, ya que son muchas las variables que hacen que los agricultores que aportan sus productos se presenten con más o menos kilos de tomates. En estos meses de verano este producto de la huerta jandeña presentan su mejor cara y sabor, al ser una hortaliza que precisa de mucha luz natural.

Agricultores de Conil, Barbate, Vejer, Medina y Chiclana, que forman parte de la cooperativa, cuidan en sus tierras de cultivo muchas de las variedades de tomates que tienen mucha salida para la confección de ensaladas, fritos, gazpachos y salmorejos entre otras formas de presentación. Cada presentación o plato precisa de una variedad distinta, aunque el que más salida tiene es el denominado de primor, al que le siguen el de pera y el cherry, entre otros. En la actualidad, en el campo de ensayo de Las Virtudes se trabajan hasta con 36 variedades de este producto de temporada.

Por otro lado, la cooperativa de las Virtudes también se ha convertido en un referente en la comarca en materia solidaria, ya que son muchos de los kilos de frutas, verduras y hortalizas que se donan a asociaciones, colectivos y organizaciones no gubernamentales para ayudar a las familias que se están viendo afectadas por la presente crisis económica.