Están a la espera que de la designación del gerente de la Fundación que asumiría este centro asistencial

La situación de las 40 trabajadoras de la Residencia de Mayores Conil Solidario quienes han mostrado su incertidumbre ante el anuncio de la Fundación Gerón de retirarse de la gestión administrativa y laboral que mantiene con esta residencia de Conil desde el año 2011.

Eso ha llevado a que no exista la figura de directora de este centro asistencial que pertenece a la Fundación Conil Solidario, una institución que a su vez depende de un patronato municipal del Ayuntamiento de Conil.

La presidenta del Comité de Empresa, María José González, en representación de estos trabajadores, en su mayoría mujeres, ha avanzado que no se están cubriendo las bajas que se producen entre los residentes, unas 60 personas mayores.

Una situación que ha llevado al despido de muchos profesionales como las auxiliares. Hay días, dice, que de las 10 que debe haber pro turno, solo asisten 4 dada la acumulación de horas o días de descanso.

Tampoco hay fisioterapeutas, y una enfermera hace las veces de médico, cuya vacante tampoco se ha cubierto, lo que está llevando a prestar una atención, que los propios trabajadores consideran que no es acorde para los residentes de este centro.

Muchas de estas personas residentes padecen Alzheimer, problemas mentales y algunos carecen de familia, por lo que esta residencia es su único lugar para ser atendidos.

Desde el comité de empresa se lamenta que la Fundación Gerón no administre el personal, pero sí ejecute despidos o siga recibiendo las mensualidades de los residentes, unos 1.700 euros al mes, los cuales no revierten en la generación de nuevos puestos de trabajo.

Dentro de las gestiones municipales, se está en un proceso administrativo para revertir la explotación de este centro al Patronato de Conil Solidario. Ahora se está en el proceso de selección de un nuevo gerente.