En unos meses se espera iniciar el expediente de Beatificación por el obispado gaditano

Los restos mortales del sacerdote, Francisco González Metola, conocido en la comarca como el Padre Jandilla, ya descansan en solitario en un nicho de la cripta existente en la catedral de Cádiz, donde se ha oficiado este pasado fin de semana un responso en su memoria presidido para diferentes sacerdotes. Un acto que contó con la presencia de su sobrino, Antonio González quien está impulsando la Beatificación de su tío Paco.

Los restos mortales del Padre Jandilla ya se encontraban en la Catedral gaditana desde 1994, aunque compartía en nicho con otros dos sacerdotes. Ahora, dado el avance en el proceso de Beatificación que deberá refrendar el Vaticano, se ha dado este nuevo paso que se considera muy importante por Antonio González, quien inició este expediente el 14 de julio de 2014, hace ahora 5 años.

El proceso está ahora en la fase Diocesana, pasando a ser Venerable en un acto administrativo que aún está pendiente de fecha y lugar de celebración. Sería el Obispo el encargado de crear y presidir el Cabildo Catedralicio previo a ser declarado el Padre Jandilla Siervo de Dios. Pasando entonces el expediente a Roma para ser declarado Beato y Santo en caso de que la Santa Sede así lo estime oportuno dada la larga trayectoria solidaria y educativa que el Padre Jandilla realizó en la zona rural de la Janda en las década de los años 60.