Este colectivo lleva sin poder abrir sus atracciones feriales desde que comenzó el confinamiento en el mes de marzo y acumulan grandes pérdidas económicas

Uno de los gremios más castigados por la pandemia ha sido el de los feriantes. Este colectivo asegura que se han quedado en tierra de nadie y se sienten huérfanos de apoyo y de ayudas económicas.

Calculan que en Andalucía más de 200.000 personas viven de este negocio y ahora quieren recuperar su actividad proponiendo a los ayuntamientos una alternativa para poder seguir trabajando. De momento, el ayuntamiento de Sevilla, ha dado el visto bueno.