El expediente abierto por la Delegación Territorial de Desarrollo Sostenible está a hora en estudio

A una multa de entre 600 y 60.000 euros por un delito medioambiental grave se pueden enfrentar las personas que autorizaron o realizaron la desinfección llevada a cabo este pasado domingo en la playa de Zahara de los Atunes.

Según ha expuesto el delegado territorial de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible, el expediente está en manos de un instructor, que será el encargado de recopilar la información sobre los hechos ocurridos, y que posibilitará a la parte afectada a exponer su versión de lo ocurrido.

Tras levantarse el acta, ahora se realizará un informe por parte del departamento de biodiversidad que será el que determine el alcance de los daños causados y con el que el instructor marcará una sanción que está tipificada, ya sea grave o muy grave.

Según apuntó Daniel Sánchez se trata de una zona de especial protección donde algunas aves están ahora en plena fase de nidificación. Habiéndose afectado a la avifauna de la zona.