Profesionales de la psicología llevan tiempo advirtiendo que la excesiva exposición de la vida privada en internet es un síntoma peligroso

Las nuevas tecnologías no venían sólo cargadas de bondades. Tras un uso anómalo, éstas pueden provocar situaciones poco saludables para la mente de aquellas personas que de manera adictiva estén pendientes de las pantallas. Lo dicen estudios y el colectivo de psicólogos que cada vez atienden a más personas que se pasan horas mostrando su vida privada a través de las redes sociales sin pensar en las negativas consecuencias.