Se pretende concienciar sobre todo a los más pequeños para que tomen conciencia del daño que causa en las conducciones

La Delegación Municipal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Conil ha puesto en marcha esta campaña con la que, a través de una teatralización por las calles y playas del pueblo, se pretende promover que las toallitas sean arrojadas a la papelera.

Según los datos aportados, se tardan más de cien años para que una toallita se degrade, por lo que no son reciclables y al arrojarlas por el inodoro se causan importantes atascos en los desagües y arquetas, y dañan el sistema de alcantarillado, colectores y depuradoras.

El concejal de Medio Ambiente, David Tamayo, ha manifestado que tirar toallitas al váter supone cada año un importante gasto al Ayuntamiento que oscila entre los 20.000 y 30.000 euros. Además, según la Asociación Española de Abastecimiento de Aguas y Saneamientos, el hecho de arrojar toallitas al inodoro provoca pérdidas de 200 millones de euros al año a nivel nacional.

Este año se ha apostado por un teatro callejero en el que dos personas, una vestida de váter y otra de toallita, van a trasladar esta información por las calles del pueblo. Un mensaje que pretende crear impacto estos días en los que Conil cuenta con casi el 100% de ocupación turística.

De esta forma, por la enorme contaminación y el gasto que supone , desde el Ayuntamiento de Conil se ha realizado un llamamiento a toda la población, turistas y vecinos, para que las toallitas no sean arrojadas al inodoro sino a la papelera de orgánicos.