Un menor de origen italiano consigue jugar con su equipo de fútbol a pesar de los impedimentos de la Federación Andaluza que no le daba permiso por no tener la nacionalidad española

La federación andaluza de fútbol ha impedido hasta hace unos días que un menor de la escuela de fútbol de Vejer pudiese participar en los partidos que disputa su equipo. La razón según este organismo, es que tiene nacionalidad italiana y por tanto, no tiene permitido jugar con el resto de sus compañeros al deporte que más le gusta. Su madre, Agustina, tras batallar con la federación y la escuela de fútbol ha conseguido levantar esta prohibición que padecía su hijo Ulises.